Cuestión Política

ROCÍO GIACCONE | "En Junín no necesitamos anuncios. Necesitamos transporte público. Y lo necesitamos ya"


13 de julio de 2017

Cuestión Política

La diputada provincial juninense criticó la promesa de campaña incumplida del intendente de Junín por Cambiemos, Pablo Petrecca, de llevar adelante un transporte público en el distrito. Además, explicó los detalles de su propuesta para poder implementarlo. "Hemos desarrollado un proyecto con especialistas en el tema que puede convertirse en realidad si existiera voluntad política para llevarlo a cabo", apuntó.

Click en la foto para ampliar

En Junín necesitamos transporte público. Nos sorprenden los anuncios del intendente Petrecca. Es cuanto menos paradójico anunciar la tarjeta SUBE y el combustible subsidiado cuando ni siquiera se tienen las unidades de los colectivos. 

Pareciera ser que el intendente se vio obligado a dar una respuesta ante el impacto en los medios nacionales que se hicieron eco de su promesa incumplida. Han pasado ya más de 500 días desde que Petrecca prometió el transporte público para nuestro distrito y el reciente anuncio del intendente se parece a un rompecabezas difundido de a pedazos al que le faltan las piezas más importantes.

Lejos de darnos certidumbre, el anuncio nos dejó un sinsabor, puntos oscuros y una clara diferencia sobre el modo en que concebimos un servicio público. Nada se dijo de una fecha concreta para resolver el problema de la falta de transporte público,¿será una vez más en un hipotético segundo semestre?

Nada se dijo respecto de cuál será el valor del boleto, que debe ser muy accesible para desalentar el uso de las motos. Nada se dijo de los recorridos que tendrían esas líneas de colectivos sin colectivos. 

Nada se dijo respecto de si los recorridos incluirán a los pueblos que forman parte de nuestro municipio. Nada se dijo de cuál sería la frecuencia de esas unidades que todavía no están. 

Lo que sí dijo Petrecca es que "vamos a tener el subsidio de combustible para aquella empresa que preste el servicio y va a ser una ayuda importantísima para quien asuma el desafío". 

El desafío lo tiene que asumir el Estado municipal y ésa es la gran diferencia que tenemos con el intendente: el modo de concebir un servicio público que tiene como misión integrar una ciudad desde el Estado antes que velar por la rentabilidad de un empresario. 

Recuperar el transporte público en Junín es absolutamente posible. Hemos desarrollado un proyecto con especialistas en el tema que puede convertirse en realidad si existiera voluntad política para llevarlo a cabo. 

Hay que comprender que se trata de un derecho de los vecinos, un medio de desarrollo integral para la ciudad y una forma de inclusión social, cuya inversión debe ser asumida por el gobierno municipal, sin importar la rentabilidad del sistema sino su rol social, de integración y ampliación de ciudadanía.   

El colectivo debe ser un servicio público y estatal, esencial para los vecinos de nuestro distrito. Es cómodo, barato y seguro. Y la actitud respecto de su implementación debe ser similar a la que asumimos ante al suministro de agua potable, la electricidad, el gas o la recolección de residuos urbanos. Nadie cuestiona esos servicios públicos desde la perspectiva de su rentabilidad. Con el transporte público tiene que suceder lo mismo.  

El impacto social será muy positivo en el corto plazo. En principio, se reducirá el altísimo nivel de accidentes viales que tiene Junín por los que estamos en emergencia. Al mismo tiempo, el transporte público permitirá que los chicos y los jóvenes puedan utilizarlo como medio para concurrir a las escuelas y a la Universidades, algo que sucede en cualquier ciudad universitaria del país. También será muy útil para el traslado de los jubilados, a quienes, debido a la crisis económica, ya les resulta imposible trasladarse en taxis o remises. Además se convertirá en una alternativa práctica clave para todos los vecinos en los días de lluvia o de frío muy intenso.   

Un servicio con gestión directa municipal puede cubrir la demanda de una población que se expandió en los últimos años. A partir de esas necesidades concretas, nuestro proyecto plantea un sistema planificado con seis líneas de recorridos, con tres circuitos para la zona norte de la ciudad y otros tres recorridos para la zona sur que ponemos a disposición. De esta manera podrán ser satisfechas las necesidades de traslado de todos los juninenses. 

Nuestro proyecto propone llegar a cualquier destino de Junín en un lapso de quince a veinte minutos. El sistema tendrá además un centro de transbordo en la zona céntrica. Habrá un solo recorrido troncal desde Villa del Parque hasta la ruta nacional 188, que pasará por el Hospital Interzonal de Agudos y la clínica La Pequeña Familia. El parque de micros tendrá 15 unidades que recorrerán un total de 90 mil kilómetros mensuales.

Luego de años de intentos fallidos para desarrollar un sistema de transporte sustentable, algunos tratan de instalar la idea de que “en Junín no va a funcionar”. Sin embargo, no existe en el resto del país una ciudad con una cantidad de habitantes similar a la nuestra que no tenga un servicio de estas características. Podemos citar, sólo en la provincia de Buenos Aires, los casos de Mercedes, Azul, Pergamino, Olavarría, San Nicolás, e incluso Salto. La ciudad de Lincoln, que tiene menos habitantes que Junín, también posee transporte público//pondría chivilcoy. No es un asunto vinculado con el tamaño de las ciudades, se trata de una cuestión de voluntad política y convicción social.

Otra función indispensable del transporte público es la conexión con los pueblos. Para los vecinos de las localidades más alejadas se hace difícil mandar a los chicos al colegio, concurrir al Hospital Interzonal o hacer trámites en la ciudad. El servicio privado es costoso y carece de las frecuencias suficientes, lo que provoca muchas dificultades para la integración de nuestros pueblos con la cabecera del partido.  

La planificación planteada funcionará, pero necesita la firme la convicción política, que nosotros sí tenemos, de que se requiere de un servicio público y de gestión estatal, entendido como un derecho de todos los juninenses, de los de a pie y de los que andan en autos y motos. 

Si queremos que Junín sea una gran ciudad, nuestra obligación es tener un transporte público eficiente, moderno y sustentable. Es hora de que las autoridades dejen de jugar con las expectativas de los vecinos y se pongan los pantalones largos. En Junín no necesitamos anuncios. Necesitamos transporte público. Y los necesitamos ya. 

Compartir esta nota en