Cuestión Política

PEHUAJO | ¿Quién es la concejal y candidata a senadora que le quita el sueño a los Zurro?


29 de junio de 2017

Cuestión Política

Perfil de la edil de Cambiemos pehuajense y principal referente del PRO en un distrito donde el kirchnerismo controla el poder.

Click en la foto para ampliar

Desde hace dos años, en Pehuajó –distrito del oeste bonaerense con alrededor de 40 mil habitantes- es imposible hablar de política sin pronunciar un nombre: Felicitas Beccar Varela, la concejal de Cambiemos, la chica del countrie, la rubia, la bailarina.

Los memoriosos que a principios de los años ’90 hayan visto “Jugate conmigo”, aquel programa de entretenimientos que de lunes a viernes a las 18:00 hs emitía Telefé bajo la conducción de Cris Morena, recordarán a Felicitas, una adolescente que bailaba en cámara. Es la misma persona que hoy tiene al clan Zurro –gobernantes K de Pehuajó desde 2007- en un estado de permanente nerviosismo.

Felicitas Beccar Varela es oriunda de San Isidro, descendiente de los primeros miembros del municipio cuando éste fue creado a mediados del siglo XIX y nieta de Adrián Beccar Varela, quien fuera concejal e intendente del distrito de zona norte del GBA y presidente de la AFA. O sea, se puede afirmar que es integrante de una familia tradicional argentina, que es poseedora de un apellido ilustre.

¿Cómo fue a dar a Pehuajó una chica con una incipiente carrera en los medios de comunicación? El amor lo hizo. Mientras transitaba sus estudios universitarios –es abogada egresada de la UBA- conoció a un pehuajense de apellido Gortari, de familia dueña de estancias en el oeste bonaerense, con quien contrajo matrimonio y tras graduarse ambos, fijaron juntos, allá por el año 2000, residencia en tierras pehuajenses. Vivieron en el campo y actualmente lo hacen en un barrio cerrado en las afueras de la ciudad.

Desde entonces Felicitas se dedicó a su pasión por los medios de comunicación haciendo radio en medios locales, lo que le otorgó un gran reconocimiento y arraigo entre los vecinos de la localidad. Eso la catapultó al primer lugar en la lista de candidatos a concejales por Cambiemos en 2015, y a una banca en el Concejo Deliberante local.

¿Pero es Felicitas Beccar Varela una militante política? Si se toma en cuenta que pasa infinidad de horas en el local partidario y diariamente va a los barrios pehuajenses a interiorizarse de las problemáticas de los vecinos –las que suele resolver a la vez que expone vía redes sociales desidias del municipio- la respuesta es sí. Pero hay que decir que está lejos de ser una militante tradicional.

Si se quiere enmarcar ideológicamente a esta mujer –que cumplió cuarenta años en diciembre pasado- la etiqueta sería libertaria. Basta con escucharla en sus exposiciones en el HCD o leerla en redes sociales para notar que su ideario apunta a reducir hasta anular todo tipo de regulación estatal, poniendo a la iniciativa individual por delante de cualquier cosa.

Este hecho ideológico –sumado a que tratándose de una persona sin penuria económica alguna está claro que no hace política para vivir de ella- la ubica en un lugar incómodo para todos “los políticos”. Los demás, no ella.

El kirchnerismo pehuajense, del cual forman parte los Zurro, la odia visceralmente. Son constantes los ataques contra ella vía medios de comunicación, redes sociales y exposiciones en el HCD de los ediles K; pero también es mirada de reojo por los sectores tradicionales de la UCR local, sus aliados.

Felicitas no es orgánica, no pide permiso y no se deja liderar. Ella hace y deshace de acuerdo a su idea y punto. En resumidas cuentas, Felicitas no tiene miedo a las consecuencias, por lo tanto hace y dice lo que quiere, en función de su concepción ideológica, idéntica a la del equipo que hoy gobierna Nación y Provincia.

Y es esta ausencia de miedos, más su carisma que la hace visible y reconocida por todo Pehuajó, lo que vuelve locos a sus aliados y sobre todo, a sus rivales. El mundillo de la política local sabe que ni el intendente Pablo Zurro ni su sobrino, el diputado provincial Avelino Zurro, su sobrino -binomio en el que descansa el poder pehuajense hoy- pueden siquiera nombrarla sin crisparse.

¿Pero qué es lo que crispa a alguien? Lo que teme. Los Zurro, ultrakirchneristas, temen a Felicitas Beccar Varela. Son concientes de que la incipiente carrera de la candidata a senadora por Cambiemos no tiene techo y de que si alguien puede desbancarlos del poder local, es ella.

Compartir esta nota en