Cuestión Política

Oscar Sánchez: "El PRO significa Peronismo Recontra Organizado"


25 de febrero de 2016

Cuestión Política

En una entrevista exclusiva con Cuestión Política, el diputado provincial oriundo de Carlos Tejedor, Oscar Sánchez, habla de su fidelidad hacia Emilio Monzó y afirma que cuando Scioli dejó ir al actual presidente de la Camara de Diputados empezó a perder la elección. También enumera las razones que lo alejaron del kirchnerismo y asegura que tras ver los primeros gestos del gobierno bonaerense, María Eugenia Vidal está demostrando tener "los ovarios bien puestos". Firme en su objetivo máximo, no se despega de su mayor deseo a futuro: ser intendente de Carlos Tejedor.

Click en la foto para ampliar
Soldado de Emilio Monzó, el diputado tejedorense Oscar Sánchez fue el último de los legisladores de Cambiemos por la cuarta sección electoral que entró a la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires.
En lo que significa su primera experiencia legislativa, Sánchez asegura que -a diferencia de sus pares- se considera “menos rosquero” y eso se debe a que le gusta mucho más la labor del Ejecutivo.
Se identifica como “un peronista derechoso” y, con el diario del lunes, subraya que Scioli se debe seguir lamentando por haber dejado ir a Emilio Monzó: “el problema que tuvo Daniel fue cuando Néstor se le metió en su gestión y le empezó a filtrar militancia. Nunca supo manejar eso”.
En la localidad de Tres Algarrobos, partido de Carlos Tejedor, recibió a Cuestión Política y habló de todo: el gobierno de Vidal, el futuro de Cambiemos, La relación Scioli-Kirchner, el rol de Monzó y su relación con el actual intendente de su ciudad, Raúl Sala, entre otras cosas.

¿Cómo arrancaste en política?

Allá en el año 1996 con Emilió Monzó caminando las calles en Carlos Tejedor cuando vine de Buenos Aires.

En tu primera experiencia, ¿cómo crees que va a ser este año?

Muy intenso. De hecho arrancó muy intenso. Va haber muchos acuerdos en el medio. Si bien las aguas ya se están dividiendo acorde a las circunstancias y a los pensamientos, me parece que va a ser un buen año porque va haber acuerdos para hacer cosas que repercutan en la ciudadanía en general. 

Cambiemos ya cerró un acuerdo importante con el Frente Renovador? ¿Cómo crees que va a desarrollarse esa relación?

Compartimos muchas ideas con Massa, de hecho el PRO estuvo con él en el 2013. Con el Frente Renovador, las ideas siempre han superado las ambiciones personales de cada uno (Massa y Macri). Yo creo que vamos a poder llegar a hacer buenas migas y trabajar juntos.

¿En lo particular qué proyectos te gustaría trabajar en Diputados?

Vamos a continuar lo que es Ruta 70, gasoducto y acueducto. También estamos trabajando sobre unas exenciones de impuestos a las ganancias para los médicos, la policía y los maestros. Los médicos para todos los trabajos que hacen en hospitales públicos, no para su actividad privada. Vamos a promover todo lo que es parques industriales. En ese sentido, estamos trabajando en un leasing para toda la provincia de Buenos Aires que le permita a los municipios recuperar toda la maquinaria perdida. Ya hemos hablado con Jorge Macri y con el diputado nacional Sergio Buil para tratar ese tema.

Venis del peronismo y trabajaste un tiempo en su gestión, si hoy un kirchnerista te pidiera un consejo? ¿Qué le dirías?

Yo compartí muchas cosas con el kirchnerismo. Fui secretario de Emilio Monzó en la gestión de Néstor Kirchner del 2003 al 2007. Luego seguí un año más y para mí fue catastrófico, se había perdido la honestidad y el sentido común.
Si me pidieran un consejo les diría que dejen su terrible ideología partidaria y piensen como un ciudadano. Tienen en la cabeza puesto un disco que no los está llevando a ningún lado. Les pido que usen el sentido común. En la vida con honestidad y sentido común van a llegar a todos lados. Tienen que bajar a tierra. 

¿Qué cosas te alejaron del kirchnerismo?

Ellos se alejaron del sentido común y la honestidad. Empezaron con el “te doy si vos me das”. Dije no va más y ?“en ese momento- se dio la oportunidad de irme a trabajar en el Ministerio de Asuntos Agrarios bonaerense donde Emilio desembarcó en la gestión de Scioli. Nosotros con el kirchnerismo trabajamos muy bien hasta que empezó a intervenir la militancia más que la gestión. Cuando se empezó a confundir eso, ninguno pudo trabajar bien. Emilio se tuvo que ir y yo me fui con él. 

Hoy Monzó está metido en todos los acuerdos que lograron dividir políticamente al FPV? ¿Qué sentís qué perdió Scioli cuando desvincula a Monzó?

Scioli se debe querer pegar un tiro. Perdió un funcionario extraordinario, Emilio es ejecutivo y honesto. Tiene un poder de unificación que no lo ha tenido nadie. Nosotros entramos con la 125, en plena explosión de todo eso la calle era un caos y ordenamos todo. La relación con Scioli fue la mejor, el problema fue cuando Néstor se metió en la gestión y filtró militancia. Ahí se arruinó todo. A Scioli le llegaron a decir o se va Monzó o no te mandamos plata para los sueldos. Creo que Scioli no supo manejar eso y también lo dejaron sin opciones. Scioli hoy ha perdido mucho protagonismo. Inclusive ahora cuando se divide el kirchnerismo del PJ, se queda con el kirchnerismo y el siempre bregó que era PJ. Esas dudas que siempre tuvo lo hicieron ir quedándose atrás. 

¿Y a María Eugenia Vidal cómo la ves?

María Eugenia Vidal está demostrando que ha puesto una garra impresionante y que tiene los ovarios bien puestos. Tiene honestidad, sentido común y mucho huevo. Va a llevar adelante una buena gestión y la gente va a saber interpretarla. Por eso lo acompaño. 

El PRO surgió como un partido vecinalista dentro del ámbito porteño por fuera de las estructuras clásicas de la historia partidaria argentina, sin embargo cuando tuvo que salir de los márgenes de CABA necesitó recurrir a los viejos partidos y armar una coalición. ¿Hasta qué momento el PRO puede tener una identidad propia y hasta qué momento los muchachos peronistas o los radicales empiezan a reorganizarse dentro de esta estructura? ¿Sentís que la identidad del PRO ya no es la misma o crees que el macrismo va a poder sostenerla?

El PRO es Peronismo Recontra Organizado (risas). Sabes que es lo bueno del Pro que arrancó de cero hace diez años y se han ido incorporando gente política y técnica de primer nivel. Aca no se fue juntando “al amigo de”, sino que se fue juntando para gobernar a gente idónea. Fijate que ha habido en provincia gente de Massa en todos los niveles. Se busca lo mejor de cada partido y eso lo dijo Vidal. El Pro va a seguir existiendo pero se va a ir nutriendo cada vez más de todo el resto de los partidos. De hecho se forma Cambiemos para que ningún partido pierda su identidad. Hay lugar para todos porque todos están contenidos y todos nos necesitamos. En Cambiemos tenemos que sumar la mayor cantidad de voluntades. Yo no sé si se va a desarmar tan rápido, salvo una chispa que por ahí sale con Elisa Carrió. 

¿Es un desafío contener a Elisa Carrió?

Es un desafío y todos lo sabían. Lilita dice muchas cosas que tiene ganas de decir la gente y nadie se anima a decirlas y eso nos hace bien. Lo que pasa es que por ahí lo dice en los momentos y en los lugares inadecuados. Pero en mi equipo, yo no quiero que me palmeen el lomo si estoy haciendo algo mal. Quiero que me lo digan, así lo corregimos. A mi Lilita no me preocupa. De hecho, también nos pasa con Massa que tiene buena relación con nosotros y por ahí nos da un golpe en los tobillos. 

Te definís como un peronista... ¿Quién te gustaría que conduzca el PJ? ¿A quién ves mejor preparado? ¿O quién se aproxima a tu idea de lo que es el peronismo?

Si me preguntas a mi idea de lo que es el peronismo me gustaría que fuese Emilio Monzó, pero creo que va a estar entre Urtubey y Massa

¿Cómo te definís políticamente?

Incorrecto. Todo el mundo que me conoce sabe que tengo honestidad y sentido común. Si es sí, te digo sí y si es no, te digo no. Por ahí digo cosas en momentos donde no las tengo que decir pero a veces es mejor decirlas así y evitar que pase el tiempo. Como político me está costando ser legislador (risas), porque soy más del Ejecutivo

¿Qué fue lo primero que aprendiste en política?

A callarse y escuchar. Pero eso lo aprendes con los golpes cuando decís cosas que no tenes que decir. Yo soy de explicar mucho.

¿Qué cosas no perdonás en política?

La injusticia y la mentira. Eso es nefasto. Que alguien se vaya de un partido político a escondidas y sin plantear las cosas, ni dar explicaciones.

¿Cómo imaginas tu futuro político?

Mi preparación es para ser intendente y me gustaría serlo en algún momento. Hoy soy legislativo. Mi banca es por Sebastián García De Luca (Viceministro del Interior de la Nación). Si a Sebastián le va bien yo voy a seguir en el legislativo y sino...

¿Le cambiarías el puesto mano a mano?

Por supuesto (risas). Pero porque tiene un cargo ejecutivo y a mí me gusta mucho más el cargo ejecutivo que el legislativo. Al legislativo lo estoy probando y me gusta y creo que lo voy a hacer muy bien. Creo que el diputado, en general, va mucho a la parte política y a la rosca y le falta gestión. A mí eso no me gusta tanto. Será porque estoy lejos, capaz que en dos años estoy rosqueando igual que ellos.

¿No crees que en lugares como Tejedor donde Cambiemos metió a un intendente radical y un legislador del Pro puede haber conflictos por intereses de poder? 

Ni Raúl Sala (actual intendente de Carlos Tejedor) ni yo estamos ajenos a que yo quiera ser intendente. A esto, Raúl ya lo sabe antes de que fuera elegido. Me mantuve al margen en la interna que hubo entre el radicalismo y el Pro en Carlos Tejedor porque yo era diputado para los dos. Cuando uno de los dos ganó la interna nos sumamos atrás de ese candidato y salimos a hacer campaña todos juntos. Raúl Sala sabe desde el día que asumió que mi intención es ser intendente de Tejedor algún día. Pero no por eso yo voy a dejar de hacer cosas por mi pueblo y por Raúl. Hoy estoy trabajando junto a él codo a codo y a eso no lo va a cambiar nada porque los dos queremos que Tejedor crezca. Yo no quiero ganar una intendencia pisándole la cabeza a Raúl Sala. Yo quiero ganarla demostrando que soy mejor y nada más.

¿Cómo ves la gestión de Sala?

Hasta ahora viene demostrando que es muy buena. Todas las cosas que ha hecho las ha hecho con criterio. Le entregaron una olla a presión a punto de reventar. Tuvo que empezar a acomodar cosas y le va a llevar tiempo. Lo que ha hecho hasta ahora no tiene discusión. Sacó 50 empleados porque estaban mal ingresados, empezó a revisar uno por uno cada caso y reincorporó poco más de 20 de nuevo.

¿Qué Carlos Tejedor crees que le dejo Gianini de Lafleur (ex intendenta)?

Un Carlos Tejedor hundido en la miseria. En Tres Algarrobos, por ejemplo, tenes 25 casas que si las venís a ver son un desastre y las hizo la misma empresas que ha hecho casas anteriores. Esto pasa porque faltó control. Hubo desidia. Mucha militancia y poca gestión. Eso no escapa al mismo error grave que tuvo el kirchnerismo en un panorama macro. María Celia Gianini si hubiese seguido los consejos de Emilio Monzó en su momento hubiese sido la mejor intendenta en la vida de Carlos Tejedor. 

Cuando Sala estaba en campaña despotricó contra Emilio Monzó porque en un principio no podía llevar la imagen de Macri en su boleta. ¿Hubo presión de la UCR para que esto diera marcha atrás?

Eso fue un problema de comunicación. Cuando yo me enteré de eso, llega a oídos de Emilio Monzó y se solucionó en tres minutos. Eso se generó porque Raúl Sala manejó líneas por abajo y nunca habló con Emilio. Lo mejor para Macri era que haya cada vez más boletas que puedan llevar su imagen. Era algo que nos convenía a todos. Si nosotros, además, queríamos librarnos de CFK. 

En ese sentido, ¿crees que el hecho de que el massismo se plegue al gobierno de Vidal forma parte de una estrategia que si bien tiene mucho de armado y posicionamiento político también tiene un alto componente de “deskirchnerizar” la política? 

Sí, exacto. Lo que se quiere es sacar la militancia. El militante sabe que se tiene que ir. La gente que entra con un político se tiene que ir, y eso pasa en la Cámara de Diputados y en todos lados. Lo que pasa es que mucha gente que entró no sabe hacer otra cosa. Ese es el problema grave que tenemos. Los que tuvieron que salir de algo van a vivir. Los movimientos que se están haciendo en este sentido, también apunta a que las empresas estén bien para que puedan tomar más gente. No llevamos adelante estas políticas para que Grobocopatel se llene de plata, sino para que nos vaya bien a todos.

¿Tenés alguna cábala política?

No separarme de mi familia y amigos. 

¿Imaginas tu vida fuera de la política?

Sí. De hecho la tuve. Hasta el 2003 yo viví sin esto. Sé que puedo vivir sin la política pero la política para mí es una pasión.

¿Qué te gustaría escuchar que digan de vos?

Que dejé algo y no me olvidé de los que estaban cerca de mío. 

Compartir esta nota en