Cuestión Política

Alexis Guerrera: "No se puede seguir usando las secciones electorales chicas como coto de caza política"


08 de febrero de 2016

Cuestión Política

El hombre que logró retener el distrito de General Pinto para el FPV por cuarta vez consecutiva, asegura que ya tiene la madurez política para aspirar a un cargo político que represente a una sección electoral. Considera que el peronismo tiene que hacer un esfuerzo para lograr la unidad y que la interna debe ser la última instancia. También fustiga contra Macri por su catarata de medidas antipopulares y rescata el valor de la 125.

Click en la foto para ampliar
Alexis Guerrera acaba de cumplir 45 años hace días, y dos meses atrás -en diciembre del 2015- completó su tercer mandato al frente de General Pinto. Al regalo se lo hizo en octubre de ese mismo año: fue el intendente del FPV que mayor porcentaje obtuvo en las elecciones y logró retener su distrito ante el avance de la ola amarilla.
Peronista desde la infancia, Guerrera inició por el año 1992 una carrera política que creció progresivamente. Comenzó como Secretario de la JP píntense, siguió como asesor del diputado provincial Humberto Blas y trabajó para Julián Domínguez en el Ministerio de Obras Públicas cuando Ruckauf era el gobernador bonaerense.
En el año 1999, a los 28 años de edad, perdió con muy buena performance su primera elección a intendente y, dos años más tarde, fue electo concejal por el peronismo. En el 2003, tras financiarse la campaña con su sueldo de preceptor de la Escuela Técnica local, llegó al sillón del municipio.
En una mañana calurosa de febrero, recibió a
Cuestión Política en su despacho y habló sobre las cosas que lo fueron formando en su carrera, su futuro político, el gobierno de Macri y la interna en el PJ.
También recordó el conflicto con el campo: “Si en ese momento le hubiese podido hacer una sugerencia a Cristina, le hubiese dicho que a la 125 la aplique igual. Durante muchos años, a pesar de que los productores no la querían, el sector se hubiese visto beneficiado con esa medida”.

¿Qué te llevó a ser peronista?

Soy peronista desde muy chico por una pertenencia familiar. Creo que por vivir algunas historias sobre qué cosas les habían permitido a mis abuelos paternos tener su propia casa, sus dos trabajos estables, pagarla y desmitificar lo de los barrios obreros: mis tíos se criaron en una casa donde no quemaron el parqué para hacer asados. Tenía toda una historia familiar detrás, donde fui escuchando cuáles eran las transformaciones que había generado el peronismo en Argentina. Después, ya más grande tomé la decisión -casi sin darme cuenta- de adherir a este espacio porque era lo que me representaba a mí.

¿Cómo fuiste involucrándote en política?

Siempre tuve inquietudes desde lo político. Lo primero que hice fue integrar el Centro de Estudiantes del secundario. En aquel momento, yo viví todo el proceso de Alfonsín, del advenimiento de la democracia. Siempre valoré mucho la figura de Alfonsín como un demócrata pero también podía observar las flaquezas del radicalismo al momento de gobernar. Era un partido que se quedaba en la dialéctica, en los principios y el discurso, pero después le costaba mucho llevar a la práctica eso que pregonaba.
Comencé a participar en el PJ de General Pinto en el año 92 como Secretario de la Juventud. En el año 95, Humberto Blas es elegido diputado provincial y me lleva a trabajar como su asistente. En el 99, con 28 años, soy por primera vez candidato a intendente y pierdo la elección con muy buenos números. Entonces, durante dos años, seguí trabajando en La Plata junto a Julián Domínguez en el Instituto de la Vivienda cuando Ruckauf era gobernador y Julián el Ministro de Obras Públicas. En el año 2001 me presento como candidato a concejal y logro romper la paridad. Esa situación perfiló mi figura para que en el año 2003 gane como intendente y vuelva un peronista a ser intendente de Pinto.

¿Qué cosas recordás de ese militante de 28 años?

Dos cosas muy puntuales: el contacto que tenía con los vecinos y la escasez de recursos económicos para hacer la campaña. Yo construí la campaña del 2003 con mi auto, mi sueldo de preceptor de la Escuela Técnica y con mi sueldo de Concejal. 

¿Por qué crees que pudiste retener un territorio con más margen para el FPV?

Cada distrito tiene sus particularidades. A nivel local ha habido un reconocimiento muy fuerte de la gestión local. También es posible que la oposición -a pesar de que era una única lista con Pro, Frente Renovador y Unión Civica Radical- no resultó muy tentativa para la ciudadanía.
En lo que respecta a la función del municipio hemos avanzado considerablemente en la prestación de los servicios. Tomamos un municipio que solamente tenía agua potable en 3 de los 4 pueblos y sólo había 50% de cloacas en General Pinto y hoy tenemos una cobertura del 98%, 100% en Granada y Germania con gas licuado de petróleo en ambas localidades y una amplia cobertura de gas en la ciudad cabecera. Hemos convertido un hospital que era estrictamente municipal con 5 o 6 especialidades médicas en un hospital zonal al que asisten vecinos de la región con más de 25 especialidades.
Se ha trabajado desde todos los sectores. Hemos construido escuelas, hemos trabajado en asfalto, cordón cuneta, espacios verdes, estamos construyendo jardines, escuelas secundarias y primarias. Hemos creado centros culturales, museos, bibliotecas. La gente valoró mucho eso.

En el 2008 con el conflicto entre el Campo y el Gobierno para ciudades como General Pinto que están enmarcados en una región agroindustrial fue un año sensible? ¿Cómo lograste atravesar esa situación?

Fueron años muy difíciles que nos afectaron, incluso, el vinculo ciudadano. Mi responsabilidad es no continuar con eso. Podrá haber vecinos que tienen alguna aversión hacia mi figura o para la gestión del FPV por haber tomado esa decisión de intentar aprobar la 125.
En términos personales el vínculo se ha reconstruido bastante. Nosotros siempre nos dedicamos a atender bien los servicios que nuestros productores necesitan por parte del municipio que es ?“básicamente- el mantenimiento de caminos. Ellos necesitan llegar a su campo, explotarlo y luego sacar la producción. En aquel momento yo entendía que el Estado y General Pinto necesitaban recursos para poder distribuir la riqueza. Lo sigo pensando y por eso estoy en contra de muchas de las medidas que ha tomado el presidente Macri en estos 50 días de gestión. 
 
¿Crees que el gobierno de CFK complicó a los intendentes de este distrito en el manejo de la discusión con el sector agrario?

Creo que el paso de la historia nos indica que quizás hayamos pecado de demasiados demócratas porque el nuevo presidente está gobernando con decretos de Necesidad de Urgencia y en cuestiones en las que ni siquiera está habilitado. El tema de las retenciones está reservado al Ejecutivo y podría haberlo hecho sin enviarlo al Congreso. La discusión y el levantamiento del sector agropecuario se da en el transcurso en que se discutía la ley en el Congreso. Cristina con un Decreto podía haber sacado la 125, porque la Carta Magna Argentina dice que los derechos de exportación están reservados al departamento Ejecutivo y no necesitan aprobación del congreso.
Fijate como la historia nos va demostrando quienes son los que abrazan la democracia y quienes muchas veces eluden o burlan esos instrumentos. Si en ese momento le hubiese podido hacer una sugerencia a Cristina, le hubiese dicho que a la 125 la aplique igual. Durante muchos años, a pesar de que los productores no la querían, el sector se hubiese visto beneficiado con esa medida. Porque cuando empezó a bajar la soja y los commodities si se hubiese aplicado la 125 hubieses pagado menos retenciones y, a su vez, muchos lugares alejados del puerto argentino hubiesen tenido subsidio del flete.

¿Cómo crees que va a impactar en tu municipio que tu color político no sea el mismo que el que gobierna en Provincia y Nación?

Yo no creo que los pueblos se vayan a ver afectados por el hecho de que si gobierna el PJ o Cambiemos. No creo que pase por ahí. Yo creo que los pueblos se van a ver afectados en la medida que Cambiemos siga con estas políticas. Yo podré conseguir una escuela más o una escuela menos, pero la masa de gente no se va a ver perjudicada porque yo consiga una obra más o una obra menos. Se va a ver o no perjudicada por las medidas que tome -o no- el gobierno nacional en términos macroeconómicos.

¿Y cómo evaluas estos primeros pasos de Cambiemos?

Creo que se han tomado medidas que van en contra de los intereses populares porque tienden a concentrar la riqueza en unos pocos,. Volviendo al tema del campo: ni siquiera el productor se ha visto beneficiado en la misma medida que las cerealeras con el levantamiento de las retenciones. La transferencia de recursos hacia el sector exportador no es la misma que la que va al sector productor y si tomamos la economías regionales ni vieron beneficio alguno.
Y a su vez, estas medidas requieren de otras medidas que afectan al resto de la sociedad porque como vos te quedas sin esos de miles de miles de millones de pesos que recaudabas por las retenciones no podes subsidiar las tarifas de los servicios y a los vecinos comunes y corrientes tenés que quitarles esos subsidios a las tarifas para que vos como Estado recuperes esos ingresos. Para gobernar en términos económicos no hay magia: lo que perdés de un lado lo tenés que recuperar del otro, Macri perdió las retenciones y su elección es no subsidiar más las tarifas. ¿Y quién pierde? El pueblo trabajador al que también le están diciendo que tiene un techo con las paritarias cuando ya desde noviembre del año pasado a este año podemos estar hablando de un impacto entre la devaluación y la inflación de un 40%.
A nosotros nos criticaban que teníamos inflación alta pero la verdad es que las paritarias siempre le hacían ganar al trabajador de 1 a 5 puntos de su poder adquisitivo. En ese contexto, la inflación para la gente no era tan mala, en todo caso, no sería tan bueno para los negocios vinculados a la exportación, para los negocios bancarios y financieros que aunque ganaron fortuna querían ganar más y ahora lo van a hacer a costa de los intereses del pueblo. 

¿Cómo es la relación local con la oposición?

Siempre los he atendido a todos aunque ellos prefieren expresarse en el Concejo Deliberante. No pueden decir que no los haya atendido. Lo que pasa es que no piden audiencia y no me convocan. Te digo más, yo voy todos los sábados y los domingos a tomar un café y desayunar al bar que es propiedad de uno de los concejales opositores. Hasta tendría la posibilidad de decirme algo y tampoco sucede. La oposición o no tiene necesidad de hablar con el intendente o no les interesa hacerlo.

¿Qué fue lo primero que aprendiste en política cuando te estabas curtiendo? 

Al principio me trajo muchos dolores de cabeza decir siempre todo lo que pensaba sin evaluar antes dónde y en qué momento. Con los años aprendí a manejar los tiempos y a pensar muy bien qué era lo que iba a decir sobre lo que estaba pensando y cómo decirlo, porque a veces también la formas de decirlo son importantes, sobre todo en política partidaria. 

¿Qué cosas no perdonas en política? 

Creo que tengo una gran ventaja en la vida para trabajar en política: no soy rencoroso. No me gusta la traición. Pero no la traición a mi persona, sino la traición a la convocatoria para la que una persona fue llamada. El hecho de arrancar con ciertos ideales, premisas y compromisos y que lo vayas abandonando en el camino o utilices como instrumento un cargo que te dio el partido o la ciudadanía con un discurso y después termines haciendo todo lo contrario son cosas que no me gustan.
A título personal no tengo a nadie que ni siquiera pudiera disculpar. Sí, en política hay gente que no la volvería a convocar porque me parece que han tenido falta de principios políticos. Tampoco tengo demasiados nombres en la lista de gente que yo pueda sentir que me haya traicionado porque entiendo que uno muchas veces convive con compañeros y funcionarios hasta el punto en que las diferencias que son humanas y es natural que existan dieron por finalizado un vínculo. 

Julián Domínguez remarcó hace pocos días que Aníbal Fernández era el mariscal de la derrota, ¿Compartís esa observación?

Creo que no son tiempos de hacer públicamente esos comentarios porque creo que el peronismo necesita de una discusión y un razonamiento interno para saber qué es lo que nos está pasando. Yo preferiría tener más espacio para discutir lo interno sin tanto medio de comunicación de por medio. No estamos contribuyendo al peronismo con la pelea a través de los medios de comunicación. Nos tenemos que pelear pero puertas adentro. Igual tenemos que hacer un esfuerzo para la unidad y si la unidad no se da si utilizar las herramientas partidarias que son las internas. En este momento yo usaría menos los medios de comunicación para decir ciertas cosas.

Tenes 45 años y 12 de ellos como intendente, ¿cómo ves tu futuro político? ¿Sentís que estas en el momento justo de tu carrera para tener otras aspiraciones?

Hay un tema que nunca me preocupó que es la notoriedad. Siempre busqué más el reconocimiento de mi propio pueblo que es donde me quiero quedar a vivir el resto de mi vida. No obstante, uno siempre tiene expectativas de crecer y eso no significa que el cargo de intendente no satisfaga mis expectativas porque en realidad para mí, es de los más importantes aun cuando más chico es el pueblo.
No obstante, me gustaría. Creo que he logrado una madurez política para aspirar a un cargo que represente a una sección electoral. Tengo cierto grado de conocimiento de lo que pasa en la cuarta sección electoral porque desde el año 95 conozco a la mayoría de los dirigentes del PJ y del FPV. También se acerca el tiempo en el que uno tiene que empezar a dejar el espacio para que otras figuras de nuestro propio espacio vayan creciendo. Hay una reserva a nivel local que es posible jugar con esa figura y conservar el distrito. Hay alguien que puede cumplir el rol del intendente y hacer una buena gestión. Llegar a ganar y hacer una buena gestión, que no es lo mismo.

¿Tenes definido el nombre?

Sí, pero no te lo voy a decir (risas).

Volviendo al tema de las candidaturas y la posibilidad de ocupar un rol legislativo, el año pasado tras la derrota de Aníbal en provincia, los referentes del FPV del distrito se reunieron en un cónclave en Pehuajó y un poco ahí se planteó una molestia sobre lugares ocupados por La Cámpora en la lista de la cuarta sección electoral

No reniego del sector de La Cámpora que tiene territorio o que pertenece a la sección electoral. Hay que corregir definitivamente esa situación. El legislador de una sección electoral debe representar a esa sección electoral sino ¿para qué existen las secciones? Pongamos un cupo de legisladores y ya. Pero eso necesariamente no está vinculado con La Cámpora. Acá también el sciolismo ha colocado legisladores del conurbano en la cuarta sección electoral. Lo que yo digo es que los representantes de la sección electoral tienen que ser de la misma sección electoral. Si esos representantes salen del acuerdo de los intendentes y los legisladores mucho mejor. Porque aparte la mirada de los intendentes sobre diferentes cuestiones muchas veces es diferente a la mirada de los legisladores que no tienen la responsabilidad de gobernar el territorio. Tenemos que estar sentados en una mesa los intendentes y los legisladores actuales, pero los legisladores de la cuarta sección electoral.
De hecho, no necesito aclararlo porque los legisladores de la cuarta que son del conurbano no han venido a una sola reunión y ni siquiera conocen los distritos de la región. Me parece que ese replanteo es necesario. No se puede seguir usando las secciones electorales chicas como coto de caza de lo que no logran colar en las secciones electorales más grandes.
En este momento donde hemos perdido la nación y la provincia, el sostenimiento de los compañeros muchas veces pasa a través de los legisladores de la sección electoral. En los momentos duros quienes no tenían territorio, tenían su apoyatura a través de los legisladores para una infinidad de cosas. Cuando vos empezás a perder esos espacios, dejas de perder representatividad de la sección electoral para defender los intereses de esa sección electoral y también dejas de tener apoyatura por parte de los legisladores porque cada vez son menos los que representan a esa sección.

¿Qué te gustaría escuchar que dicen de vos políticamente?

A nivel local me gustaría que me recuerden como un buen intendente y una buena persona. Estoy seguro que nunca utilicé el cargo para perjudicar a alguien y con eso me voy a ir tranquilo porque lo voy a sostener hasta el último día de mi vida. Fundamentalmente que me recuerden como alguien que puso todo para generar la mejor gestión posible y -por sobre todas las cosas- que digan que he sido una buena persona porque voy a dejar de ser intendente algún día y quiero seguir yendo a los mismos lugares que voy hoy y encontrarme con los mismos amigos de siempre.

Compartir esta nota en