Cuestión Política

Walter Torchio: “El PJ tiene que respetar a los intendentes que tienen territorio”


05 de enero de 2016

Cuestión Política

Intendente de Carlos Casares desde 2011, Walter Torchio, asegura que en el PJ actual, “hay mucha gente que está herida” y frente a eso, es preferible dejar calmar las aguas. Advierte sobre la necesidad de que el peronismo incorpore a gente que venga por fuera de la política y sostiene que a la gobernadora bonaerense hay que esperarla durante los próximos tres meses para poder hacer una evaluación de su gestión. También habló de su futuro: “Estaría bueno en el 2019 dar un paso a otro lugar”.

Click en la foto para ampliar
Walter Torchio llegó a la política en el 2005, como un “rara avis”: no era el típico político rosquero con anclaje en ninguna vieja estructura del PJ. “En aquel momento creí importante que los vecinos se comprometieran y para pedirle a alguien que se comprometiera me parecía importante que el primer comprometido sea yo”, asegura en una de las salas del Hospital Municipal.
Desde el 2011, Torchio es el intendente de Carlos Casares y lo validó con una estadística inapelable: ganó en todas y cada una de las mesas de su ciudad y las localidades del partido. “Desde la localidad rural más grande, hasta la más chiquita”, enfatiza.
Escribano de profesión, Torchio recibió a Cuestión Política y habló de lo micro y lo macro: sus comienzos en la política, la nueva gestión de Cambiemos, el rumbo que debe tomar el PJ y su futuro político. 


¿Cómo te metiste en política?

Fue en el año 2005 a partir de la transversalidad que se generó en el peronismo donde salieron a buscar actores por fuera del partido. Me invitaron a formar parte y fue electo concejal. En el 2007 fui candidato a intendente y perdí las elecciones y en el 2008 por cuestiones personales decidí retirarme de la política hasta que a fines del 2010 decidí regresar en función de que algunos vecinos me vinieron a ver. Me sedujo la idea, y a partir de ahí nos pusimos a trabajar sobre un espacio que fuese nuevo con personas que viene participando de la política y otros que no.

¿Qué sentís que le aportas como hombre del ámbito privado que llega a la política?

El salir un poco de las cuestiones más históricas de la política que guarda relación con ese político “rosquero”. Uno viene con una impronta más ejecutiva y de hacer, de no prometer lo que no va a cumplir. En la política uno tiene que aprender a negociar. Las decisiones que uno toma en el sector privado cuando hace un cambio no tiene que explicárselas a nadie y en el ámbito público donde la sociedad opina y los que comparten un espacio político opinan hay que saber tener el equilibrio necesario de poder tomar un decisión y también convencer a los que no están de acuerdo. 

¿Qué sentís que es lo que la gente más valora de tu gestión?

Que la gente vio acción y que lo que se prometía se iba cumpliendo. Desde inversiones importantes en obra pública, salud y educación. Esos son los tres ejes de mis gestiones. Cuando asumí lo manifesté y pasado 4 años la gente claramente pudo comprobar que lo que yo había prometido de mi gestión se fue concretando.

¿Por qué crees que en una elección donde la tendencia ciudadana fue cambiar gestiones que llevaban mucho tiempo al frente del municipio, vos pudiste sostener para el FPV el territorio de Carlos Casares?

Es muy posible que tenga que ver no con un hecho concreto sino con varias circunstancias. Tal vez con que la gestión en los 4 años había sido muy satisfactoria. Yo generalmente hago entre dos y cuatro encuestas por año y se iba reflejando que el vecino estaba conforme. No es fácil en un municipio ganar en todas las mesas y nosotros lo hicimos en todas, desde la localidad rural más grande hasta la más chiquita. En esta gestión el vecino se vio reflejado. Había un cierto grado de aceptación a una gestión que sigue siendo buena y estamos en un periodo donde habrá que adaptarse a que Provincia y Nación entiendan como es el tema de gobernar.

De un tiempo a esta parte, en Carlos Casares hay un reverdecer de la militancia peronista sobre todo en la juventud ¿Por qué crees que se pudo generar eso en tu gestión?

Creo que depende del estilo de cada intendente, del municipio y el momento. En el caso nuestro específico, entramos en un proceso en el cual le hacía falta al justicialismo sentirse fuerte otra vez y expresarse. El justicialismo tenía la necesidad de que cada vez que se lo convocaba a un acto, concurrir de manera contundente. Tiene que ver con un momento de Carlos Casares donde se ha logrado confluir a gente de edad joven, con edad intermedia y gente que viene dese el año 1973. 

¿Cómo crees que va a impactar en tu municipio que tu color político no sea el mismo que el que gobierna en Provincia y Nación?

Yo creo que hay que esperar los próximos tres meses. Primero hay que esperar que se apruebe el presupuesto porque adentro del presupuesto se había hablado que los intendentes tuvieran la posibilidad de contar con fondos de manera automática para obras públicas, con lo cual eso nos garantizaría un piso. Si eso sucede sería muy bueno. Hasta ahora en las conversaciones que he tenido con el gabinete de la gobernadora, me dio la sensación de que hay una buena predisposición. Hay que ver si después se plasma en los hechos concretos. Creo que marzo y abril son dos meses claves para ver si este discurso que dice la gobernadora de que “ella gobierna para todos los bonaerenses” se cumple efectivamente.

¿Qué análisis haces de los primeros gestos de gobierno de Cambiemos?

Llama un poco la atención el nombrar los jueces para la Corte Suprema, llama un poco la atención el tema del AFSCA. Del endeudamiento en la Provincia llama la atención el monto, es demasiado importante 110 mil millones de pesos cuando en realidad se estaba en 20 el nivel de endeudamiento que se le permitía a un gobernador. Ya permitirle hasta 50 o 60 mil millones es una suma muy importante.
Genera expectativa que se levante el cepo y que no haya ninguna corrida del dólar. Eso parece bueno, pero hay que esperar que va a pasar con la tarifas que recién en enero y febrero se va a empezar a notar el aumento de la luz o el gas. Creo que estas políticas tienen una dinámica que habrá que ver si impacta fuertemente en la clase trabajadora o si va a ser una política que no va a afectar a la clase media.

¿Cuál crees que va a ser el rumbo del PJ?

Hay que calmar las aguas y dejar que decante la situación. Hay mucha gente que está herida y molesta. Hay muchos dirigentes políticos muy importantes en los últimos tiempos como Randazzo y Domínguez que hay que esperar a ver qué acciones toman y qué respaldo reciben de parte del propio partido.
No se hasta que punto va haber una renovación efectiva o no. Creo que hace falta que nuevos actores empiecen a sumarse. Hay que empezar a incorporar gente que venga por fuera de la política y no siempre estar con la misma dirigencia o los mismos actores. En este sentido, hay que respetar a los intendentes que tienen territorio porque quiere decir que han sido convalidados por los vecinos. En una elección como esta, con dirigentes como Pablo Zurro, Alexis Guerrera, Lago en Alberti y Cortés en Hipólito Yrigoyen deben ser tomados en cuenta a la hora de tomar decisiones.
Otro tema importante es que cuando se armen las listas de los legisladores no incorporar gente que no sea de la sección. Es un hábito que hay que terminar. Es necesario respetar el territorio, respetar a los intendentes que han ganado. Es indispensable el respeto al territorio. Alguien del conurbano que esté puesto en una lista de la cuarta sección electoral no tiene nada que ver porque tenemos realidades totalmente distintas. No conoce este distrito y porque no conoce, su propuesta es irrelevante para este distrito y eso no seduce al electorado. Tenemos que apuntar a tener legisladores propios de la gestión.

¿Cómo te ves en el 2019? ¿Te gustaría saltar a un cargo legislativo?

Mi interés es llegar hasta el 2019. A principio de ese año haré un análisis de mi situación. Yo creo que está bueno que haya un cambio con relación al intendente pero habrá que ver en ese momento como están dadas las circunstancias. A veces los partidos políticos y las construcciones del municipio no permiten que el intendente se vaya porque no hay un reemplazo de jerarquía. Yo creo que puedo encontrar un reemplazo de jerarquía y a lo mejor estaría bueno en el 2019 dar un paso a otro lugar. No lo veo en el cortoplascismo del 2017. Siempre hay que tener en cuenta el pensamiento del vecino, a veces hay que salir un poco de la estructura propia del partido y ver qué piensa el vecino en general porque los partidos tradicionales han perdido preponderancia. El radicalismo y el peronismo ya no son los de antes. Hay incorporaciones de nuevos espacios políticos a esas mismas estructuras.

¿Qué cosas no perdonas en política?

La traición. No me gusta cuando alguien abre un unibloque. Me parece que estas adentro o estas afuera y si estas afuera te tenes que ir. 

Si tuvieras la solución mágica para un problema de Carlos Casares ¿Por cuál te inclinarías?

La vivienda. Es el más complejo porque los alquileres están altos y a la gente le resulta difícil tener la vivienda propia sin la ayuda del Estado. Me parece que el Estado tiene que cumplir un rol social importante con un esquema parecido al que hay ahora: una vivienda para la clase media y una vivienda social con un plan de techo digno. Hay que diversificar.

¿Qué fue lo primero que aprendiste en política?

A tener paciencia. Saber que las decisiones son a largo plazo y no como en el sector privado. En el sector público es diferente. Tenés que abordar las problemáticas de otra manera. Si tenés diferencias con alguien, tenés que tratar de ser lo suficientemente inteligente para no enojarte y convencer al otro que tenés razón. En el sector privado las decisiones son muy ejecutivas.

Tenés un presupuesto de $219.000.000 ¿qué cosas vas a priorizar?

Tenemos un tema importante que es la cantidad de empleados que tenemos y por lo tanto el salario. Hay cuestiones que no podemos dejar de hacer: que el empleado cobre en tiempo y forma. El segundo tema es seguir invirtiendo en los tres ejes centrales que son obra pública, salud y educación. Casares no tiene ni sanatorio, ni clínica privada, por lo tanto la salud pasa por el municipio. Tenemos que tratar de tener el mejor hospital que podamos dentro del presupuesto que tenemos. De la misma forma seguir mejorando el tema que tiene que ver con infraestructura: luz, agua, asfalto y por último la educación. Una ciudad donde sus habitantes no tienen la posibilidad de educarse dignamente, no tiene posibilidades de crecer. 

¿Cómo te gustaría que te recuerden?

Como un intendente que fue capaz de cumplir con sus sueños y promesas. Me bastaría con que el vecino tenga el recuerdo de que fui un intendente que hizo, que ayudó a la gente, que escuchó y que permitió que Casares creciera. 

Compartir esta nota en